Mensaje de error

Blog

24

Abr 2014

Internet of caring things: la tecnología que se preocupa por ti... ¿O debería ser al revés?

por Markos Tellería

La evolución tecnológica sigue avanzando a pasos de gigante y, desde hace unos años, ha empezado a sonar y se ha popularizado el concepto de “el Internet de las cosas”. Un informe publicado por Trendwatching.com explica cómo ha ido evolucionando la tecnología para todos estos objetos. El mercado es ya tan amplio que han surgido todo tipo de dispositivos conectados a Internet y a los smartphones de cada usuario. Estos dispositivos se han desarrollado para hacernos la vida más agradable, aunque algunos sean una simple pérdida de tiempo y dinero. Sin embargo, hay otros que no lo son, y es que todos tenemos un punto débil: el bienestar. Los objetos inteligentes que sirven para mejorar el ahorro, la seguridad, salud, etc. de uno mismo o de los que nos rodean son los que más éxito tienen. Es lo que se denomina comoInternet of Caring Things(el Internet de las cosas que te cuidan). Productos como Nest de Google, o Up de Jawbone son los que la gente se plantea comprar o no, porque ayudan a tener una vida mejor, más saludable o segura. Pero, como todo, estos nuevos aparatos, que cada vez son más y más, traen consigo algunas consecuencias, y es que emiten una avalancha de datos que diariamente pueden ser aprovechados por las empresas. Además, el crowdfunding está permitiendo el desarrollo de muchos más hardware para comercializar, o lo que es lo mismo, más fuentes de datos.

Y entonces nos preguntamos: ¿Qué hay de la privacidad?

La línea se rompió hace ya un tiempo con la revolución del social media, pero esto se sitúa un escalón por encima. Cada nueva aplicación de wearables tech, cada nuevo invento en los objetos inteligentes… todo emite información y no sabemos cómo se está utilizando ni de qué tipo es. Un frigorífico que detecta la falta de algún tipo de producto y la regularidad de consumo del mismo puede dar información muy útil al sector retail y a los mayoristas de productos de alimentación. Una SmartTV puede comunicar qué programas vemos, durante cuánto tiempo, a qué hora los vemos, cuándo cambiamos de canal…

Supuestamente, el uso de esa información tiene un límite, pero ¿cómo sabemos que esos límites se están cumpliendo? ¿Acaso Google no va a hacer uso de la información que obtenga con Google Glasses o con toda la cartera de productos de los que disponen? Sin ir más lejos, por poder, con esas gafas pueden saber qué marcas miramos más, nuestro estado de ánimo en momentos concretos y un largo etcétera. Esa información es muy interesante para muchas empresas, las cuales están dispuestas a pagar por ella. Al final llegarán a saber todos nuestros movimientos diarios, y podremos acabar recibiendo llamadas de (por ejemplo) Danone preguntando por qué ya no compramos tanto de esto o de lo otro. Y esa intrusividad no gusta a nadie.

Pero aquí ya entra en juego la personalidad de cada uno. En general somos conscientes de que todo lo que hacemos vía Internet y en el Social Media deja un rastro. Y ese rastro cada vez es mayor. Pero aunque lo sepamos, en realidad no reparamos mucho en ello. No somos conscientes, o no queremos ser conscientes de hasta dónde puede llegar la invasión de la privacidad que se viene dando y acrecentando desde hace unos años. Sobre todo entre los más jóvenes. De hecho, éstos son los más afines a las nuevas tecnologías y, por tanto, son los que más información pueden aportar a las empresas. Utilizan más que cualquier otro las vías digitales para interactuar y comunicarse ya casi para cualquier cosa.

Así que, volviendo a lo anterior, la pregunta clave es la siguiente: ¿Vamos a dejar de utilizar objetos inteligentes preocupados por nuestra privacidad? O, ¿Seguiremos con este ritmo de consumo y de aceptación de las nuevas tecnologías? Con el paso del tiempo, lo iremos viendo, pero si hasta ahora hemos aceptado y fomentado la invasión tecnológica, no creo que vayamos a cortar esta costumbre de raíz. Nos encanta compartir nuestros momentos más que disfrutar el momento en sí. También nos encanta estar rodeados de aparatos que nos hagan la vida más fácil. Por tanto, habrá que ver si renunciamos o no a esa comodidad en favor de tener una vida un poco más privada, pero, de momento, parece que todo seguirá como hasta ahora.

Resumen del informe

"Internet of caring things"

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.